La generación de buen contenido es el punto medular que marca el rumbo del éxito o fracaso de cualquier red social. El contenido no atractivo limita la cantidad de gente que pueda interesarse en nuestra marca y, por consecuencia, limita también la cantidad de conversiones que podamos hacer, al no generar ningún sentimiento en el usuario que lo incite a volverse parte de nuestro mercado cautivo.

 

Dada la diferencia en las características propias de cada red social, es evidente que la estructura para generar contenido atractivo no es universal. Por el contrario, debe adaptarse al perfil de cada una de las redes y, por tal motivo, es importante tener una noción clara de cómo atacarlas individualmente para lograr que nuestros esfuerzos no sean en vano.

 

En el caso de Twitter, existen diversos puntos importantes a tomar en cuenta, con el fin de optimizar nuestro contenido y hacerlo lo más eficiente posible para el usuario que lo vea. Por de más estaría decir, que el primer paso siempre tendrá que ser identificar cuál es el perfil de nuestro mercado meta y por ende buscar que nuestro acercamiento hacia éste sea lo más ad hoc posible. Ya con tal situación en claro, estos puntos son muy importantes a considerarse:

 

Interacción con los Followers

Tener seguidores es importante, pero es más importante interactuar con ellos. Muchos seguidores están ávidos de interacción y, si ven que jamás hay respuesta por parte de la cuenta de la marca con la que interactúan, se cansarán y podrán cambiar la percepción que tienen de ella. Crear contenido también es interactuar, hacer menciones, dar ‘retuits’ y demostrar que el cliente y la marca pueden ser amigos.

 

Acortar URLs

Para muchos, el uso de Twitter es complicado debido a que su limitante de 140 caracteres se limita aún más cuando se utilizan URLs. Aunque cabe destacar que, por más grande que sea una URL, ésta será adaptada para no comerse los 140 espacios, existen diversas páginas que las acortan aún más. Esto, además de la ventaja implícita que conlleva con respecto al punto que estamos tocando, también le da un formato más limpio a cada tuit y hasta personalizado. Por lo tanto, acortar una URL y personalizarla es importante para hacer más atractivo nuestro contenido.

 

Usar el contenido programado con mesura

El contenido programado es válido; por más profesionales que seamos del Community Management, es imposible estar las 24 horas del día atados a una cuenta. No obstante, programar es un recurso, más que una obligación. El contenido programado deberá ir de la mano con la retroalimentación y con la espontaneidad. Si se programa una gran cantidad de contenido, el usuario podrá percibir que, más que una marca, ese Twitter es el de un robot. Algo nada recomendable si se busca la generación de engagement.

 

Prohibida la repetición

Publicar un tuit y volverlo a hacer al día y luego al otro día y luego al día siguiente, más que generar interés generarán aburrimiento; tedio. La repetición, una vez nmás, debe quedar phibida. Buscar la originalidad siempre deberá ser un punto muy importante a tomar en cuenta. Cada opinión postrada, debe tener sus variantes. No repetir, no implica contradicción, implica tener la capacidad de saber decir lo mismo de maneras diferentes. De la misma forma, optra implicación muy fuerte serpa la de tener un repertorio variado.

 

Plantear cada tuit a la perfección

De nuevo, los 140 caracteres vuelven a ser los protagonistas. Sin embargo, hay que recordar que esa es la esencia del Twitter: la del microblogueo. La creación de un buen tuit conlleva tiempo y esfuerzo. Hacer entender un punto, siendo capaces de expresarlo con la limitante que se nos da en esta red social es vital. Además, siempre hay que tener de estandarte que, tal limitante, más que algo perjudicial, es algo benéfico.

Comentarios

Comentarios