Suena como ir a pescar y de cierto modo es un poco así, porque se trata del robo o suplantación de identidad, de alguien “pescando” lo que puede robar sobre nosotros en la web. El phishing puede tratarse de tomar una contraseña, una tarjeta o nuestra cuenta en Facebook. Hablemos un poco más sobre esto.

El phishing es realizado por un phiser, pues así de les denomina a quienes se dedican a robar información para suplantar una identidad, y se lleva a cabo cuando él o ella se hacen pasar por un contacto de confianza, quizá un banco, un contacto de whatsapp o incluso por una institución de prestigio.

Dado que vemos un correo o un mensaje instantáneo de un contacto de confianza, accedemos a las plataformas que se adjuntan por medio de links y caemos en phishing. Por ejemplo, si encuentras un correo de tu banco alertándote sobre actividad sospechosa claro que entras al link y revisas tu historial, pero esto puede tratarse de una página falsa destinada solamente a capturar tu correo de acceso y claro está ¡tu contraseña!

Cómo podemos evitar el phishing

La forma más sencilla es conocer y reconocer las URL de tus sitios de acceso, por ejemplo Facebook siempre manejará en su plataforma de acceso la URL https://www.facebook.com/ sin embargo, si notamos ligeros cambios en ella como un https://www.facebook@.com/ o https://www.facebookk.com/ esto nos puede estar señalando que la página es duplicada y usada para phishing. El Cross Site Scripting no presenta ningún tipo de señal de no ser un sitio real, y hasta cuenta con certificados oficiales. Es mejor no seguir links de correos aunque se vean legítimos, prefiramos accesos desde los sitios y desde nuestros navegadores.

Antivirus como Norton tienen opciones antiphishing ¡utilicémoslos dentro de nuestros dispositivos!

Comentarios

Comentarios