El 04 de junio el periódico El Universal, publicó un caso sobre el robo que sufrió una de las usuarias de Bancomer por medio de una estafa que inició con un simple mensaje de texto, y terminó con un robo a su cuenta de un total de 450 mil pesos.

La afectada de la cual el diario quiso guardar la identidad recibió un mensaje de texto desde el teléfono 5567044480 “a nombre” de su banco. La estafa empezó haciendo creer a la víctima sobre una supuesta compra por el valor de 15 mil pesos, compra que ella no realizó y sobre la cual se alentaba a responder con un “no” aludiendo a que ella no había realizado la compra.

Responder al mensaje fue la segunda etapa, seguida de una llamada que se hacía por parte de un supuesto ejecutivo de la institución bancaria y quien envió un link desde el cual “se cancelaba” la operación.

Tras abrir el enlace, la víctima llenó un formulario para según le mintieron, cancelar la transacción y en este compartió su número de cuenta, NIP, contraseñas y demás datos personales para realizar operaciones. Después de esto se le mandó un mensaje avisándole sobre el  “éxito” de la cancelación.

Sin esperarlo, la afectada al revisar su estado de cuenta ese mes pudo enterarse de transacciones no reconocidas por ella y de que su saldo era menor. En apenas tres horas con sus datos personales los estafadores pudieron obtener un crédito personal por 186 mil pesos, dos transacciones de efectivo por 37 mil y 173 mil pesos, así como una transferencia bancaria sumando los 450 mil pesos en total.

Qué es vishing, smishing, pharming y phishing y por qué tener cuidado de ellos

 

En este caso podemos ver que se usó vishing, que es el sacar provecho del desconocimiento por parte del tarjetahabiente del uso de la banca en línea para el malhechor sacar ventaja. Este se lleva a cabo por medio de llamadas o mensajes donde los delincuentes se hacen pasar por empleados bancarios.

También su usó el smishing pues en este se manda un link o enlace a una página fraudulenta por medio de emails o mensajes a fin de obtener información del usuario.

Así como el phishing que es muy parecido pues se trata de páginas falsas y que lucen idénticas a las oficiales y desde las cuales se roba información personal así como contraseñas y NIP.

No se hizo uso de pharming pues se trata de una página que direcciona a un sitio falso que también pretende robar información, pero bueno, es mejor saber y evitar así caer en este tipo de estafas.

Evitemos dar datos personales desde mensajes o llamadas telefónicas, los bancos no realizan este tipo de acciones, así como revisemos las direcciones que podemos ver en la web, pues las páginas falsas siempre dejan ver una ligera diferencia en la dirección que se puede leer en la barra de búsqueda, si la dirección de un banco termina o luce distinta a la página a la que siempre entramos o no presenta el candadito de seguridad web, cerremos inmediatamente dicha página.

Evitemos además entrar a links que nos envíen, así como el uso de celulares o lugares públicos para acceder a los sitios de banca. Siempre será mejor prevenir que lamentar.

Comentarios

Comentarios