Como ya hemos mencionado: la propuesta de valor es la columna vertebral de tu ventaja competitiva, eso porque determina lo que tienes por ofrecer al cliente, destacándote a fin de que la competencia para el cliente, prospecto o target quede fuera de la ecuación.

Así podemos decir, ya bueno, claro que comprendo que tiene valor…bueno, la propuesta de valor ¡el mismo nombre lo dice!, y claro que sabemos que queda claro, pero ¿por qué más es importante?, para algunas cosillas extras.

Identifica tus beneficios al cliente

Esto se logra haciendo una lista breve de los beneficios que tienes para tus clientes.

Enlaza los beneficios con tu valor

Esto por medio de identificar y definir lo que tus productos o servicios proporcionan al cliente.

Te diferencia de la competencia

Esto por medio de definir quién es tu target, qué ofreces a ellos y por qué eres diferente de tu competencia.

Lo anterior enriqueciéndose con aspectos y otros consejos que ya hemos proporcionado como crear la propuesta en estos cinco sencillos pasos.

  1. Identifica los beneficios y lo que ofreces
  2. Identifica por qué es valioso lo que ofreces
  3. Identifica el “problema” de tus clientes
  4. Identifícate como la solución
  5. Identifica una diferencia entre tu negocio o comercio

Pero bueno, no todas las propuesta son buenas, una que esté bien definida y redactada incluye claridad y es sencilla de entender, comunica específicamente los resultados que el cliente recibirá, explica por qué eres diferente y mejor a la competencia, se puede leer y entender en apenas unos segundos.

¿Tu propuesta de valor cumple con estos requisitos?

Comentarios

Comentarios