Vendedores con barba. ¿Inspiran más confianza?

Tras más de una década en desuso, la barba ha regresado al mundo de la moda masculina como un elemento estético indispensable para quienes quieran verse atractivos y exitosos. Pero ¿qué pasa con los vendedores con barba? ¿Tienen mejor desempeño?

Este cambio en las preferencias del público con respecto a cómo debe verse el rostro de los hombres también se ha reflejado en otras áreas de la sociedad, como la publicidad y el mercadeo de productos y servicios.

Surge entonces una pregunta muy válida. ¿Los vendedores con barba inspiran más confianza? ¿Usar barba ayuda a mejorar las ventas?

Pues vamos a revisar lo que dicen los expertos sobre este interesante tema.

Vleeko Vendedor con barba

Usar barba o no, el dilema

La respuesta a esta pregunta la ha dado un estudio hecho por el Departamento de Mercadeo y Análisis de la Universidad de Saint Edward (SEU), en Estados Unidos. El mismo concluyó que los vendedores con barba tienen mejor posibilidad de alcanzar el éxito en su trabajo.

La razón básica detrás de esto se relaciona con los arquetipos que los seres humanos hemos llevado grabados en nuestro subconsciente a lo largo del proceso de evolución.

Los hombres con barba transmiten a nivel subconsciente una mayor sensación de experiencia y confianza que los que tienen su rostro afeitado. Su aspecto inspira una mayor sensación de poder, de mayor escala en el grupo social y sobre todo una mayor madurez.

Esto corrobora parte de los resultados de estudios previos que indican que los hombres con barba tienen más posibilidades de atraer pareja que un hombre con rostro “lampiño”.

Pero en el caso del estudio de la Universidad de Saint Edward, quedó claro que la barba es muy útil para quienes se dedican al área del mercado y las ventas.

 

¿Qué dice este estudio?

Los investigadores de la SEU realizaron cinco estudios combinados para determinar cuál era la opinión y nivel de aceptación de los clientes con respecto a los vendedores con barba.

Por ejemplo, a través de la plataforma Facebook Ad Manager se publicaron anuncios con hombres con barba y sin ella. Al finalizar el tiempo de estudio, los que tenían barba habían recibido cinco veces más clics que los otros.

Se midieron varios parámetros considerados claves en el marketing, como son la confiabilidad, probabilidad de ventas, satisfacción del servicio y la experiencia.

Los vendedores con barba obtuvieron mejores puntuaciones en estos cuatro parámetros que los que no la usaban. Además, se descubrió que criterios como la raza, nivel de atractivo físico y simpatía no parecían influir más que el hecho de tener o no una barba.

Tampoco influyó el sector al que perteneciera el vendedor, ya sea ropa, servicios, automóviles, seguros  y otros. Los compradores siempre calificaron mejor a quienes a los barbudos.

Otro punto que sorprendió en el estudio fue que el llevar bigote no aumentaba la confianza de los clientes en los vendedores, ni tampoco usar las barbas pequeñas tipo “candado”.

¿Qué implica este resultado?

Una de las participantes en el estudio, Sarah Mittal, consideró que existe una relación entre la mejor calificación de los vendedores con barba y el hecho de que su uso está de moda en este momento.

Pero más allá de eso, destacó que el abundante vello facial despierta en los seres humanos una reacción de respeto y estima. Desde el punto de vista evolutivo es un elemento que vinculamos inconscientemente con los adultos más experimentados, viriles y con capacidad de liderazgo.

Algo similar ocurre en otras especies, como los leones africanos. Según varios estudios, los leones con melena más frondosa y oscura tienen más posibilidades de atraer y controlar a un grupo de hembras que aquellos de melena clara o corta.

En pocas palabras, una melena frondosa (o una barba) es un signo de salud y buena herencia genética.

Lamentablemente durante muchos años el sector empresarial y de servicios ha limitado el uso de barba y bigotes entre su personal.  Pero seguramente a raíz del estudio de la Universidad de Saint Edward ahora verán con buenos ojos que sus vendedores luzcan una frondosa y bien cuidada barba.

Comentarios

Comentarios