Una propuesta de valor presenta lo que vas a hacer por tus clientes y que te destaca sobre tu competencia, además expone lo que ofreces de manera sencilla, rápida y eficaz. Escribirla no debería ser complejo, de hecho puede redactarse en apenas 5 minutos.

  1. Identifica los beneficios y lo que ofreces

Lo primero por hacer en el minuto uno es nosotros mismo identificar lo que ofrecemos y tenemos para nuestros clientes. Qué servicio ofrecemos o producto.

2. Identifica por qué es valioso lo que ofreces

  1. Una vez identificado es momento de exponer por qué es valiosa, tenemos el valor, pero además es necesario que los clientes sepan reconocerlo.

3. Identifica el “problema” de tus clientes

  1. Un producto o servicio presenta la solución de un “problema”, una cafetería nos resuelve la necesidad de café y una tienda departamental nuestra necesidad de vestir. ¿Nosotros qué solucionamos?, eso redactemos en el minuto tres.
l

4. Identifícate como la solución

El siguiente minuto invertirlo en identificarnos con el problema es necesario, pero como solución, como quien tiene lo que el cliente necesita.

+

5. Identifica una diferencia entre tu negocio o comercio

Finalmente será necesario dejar en claro que si alguien más tiene nuestro servicio o producto, en nosotros el cliente encuentra la mejor opción.

Así de sencillo, cada punto delimítalo como un minuto para redactar, date un tiempo extra para las correcciones pertinentes y claro, tu empresa o negocio según tus departamentos puede tener varias propuestas de valor; pero no será un problema redactarlas con esta simple guía.

Comentarios

Comentarios