Ya hemos hablado de la caída del alcance orgánico y cómo parecería que uno de los objetivos de los algoritmos de Facebook en este sentido, es el que invirtamos más y más en las publicaciones; hoy lograr mayor alcance parece significar necesitar de una mayor inversión.

Pero bueno, no todo son malas noticias pues para lograr que lo anterior nos afecte menos tenemos por lo menos tres técnicas:

1.

Selectividad para las publicaciones, donde nuestro mantra sea el “menos es más”, a razón de: mejor es calidad que cantidad.

2.

Poner atención a los horarios de publicación, imaginando que los mejores horarios equivalen a hacer un anuncio en un auditorio lleno y los horarios malos son hacer el mismo anuncio pero en un auditorio vacío.

3.

Invertir inteligentemente en las publicaciones, de nuevo priorizando en la calidad antes que en la cantidad, una publicación mala será una inversión también mala pese a que busquemos mayor visualización pagándola.

Y ¿qué más se puede hacer?

Hoy por hoy el video ha significado un escabullirse de las publicaciones pagas pues, el video en vivo cuenta con buenas visualizaciones por parte de los usuarios, y con una popularidad que sabemos va creciendo; pero no podemos evitar visualizar que esto a futuro podría cambiar a fin de nuevo, darle prioridad a las inversiones hechas en ads y publicaciones desde Facebook.

Otra opción que tenemos es incentivar los comentarios e interacciones. Netflix tiene una forma bastante cómica y divertida de hacer esto a la que bien vale echarle un vistazo.

Finalmente, el alcance orgánico hoy ya no es una cosa sencilla, invertir en calidad y monetariamente en Facebook debe ser parte regular de tu presupuesto.

Comentarios

Comentarios